Leticia Sabater la lía en Twitter!

Leticia Sabater, de confundir Kuala Lumpur con un monstruo a lavarse los dientes con el colectivo gay

img_scolome_20160725-131245_imagenes_lv_otras_fuentes_king_kong_leticia_sabater-kRz-U403460908656M0B-992x558@LaVanguardia-Web

  • La artista nos explica cómo se convirtió en la estrella del domingo tras darle una patada al mapamundi y confundir monstruos radiactivos con capitales asiáticas y verbos con dentífricos

“¿Tienes fotos o te envío más? Pon si quieres esa del humo, que parece que salgo de las tinieblas de Kuala Lumpur”. En un país incapaz de conjugar el verbo dimitir, resulta un soplo de aire fresco que alguien admita que ha cometido un error monumental. Ayer por la tarde la capital de Malasia subió a trending topic (lo más comentado en Twitter) para susto inicial de los usuarios. Ya se sabe, cada vez que un nombre propio, de persona o ciudad, se convierte en tendencia, uno se teme lo peor. Pero esta vez no.Leticia Sabater, la única capaz de plantar cara a Enrique Iglesias como artista estrella del verano –su hit La salchipapa lleva más de cuatro millones de visualizaciones en YouTube–, ascendió a la cima del despropósito al confundir Kuala Lumpur, capital de Malasia, con un grave insulto.

Leticia Sabater emergiendo de las tinieblas de Kuala Lumpur, según ella misma.
Leticia Sabater emergiendo de las tinieblas de Kuala Lumpur, según ella misma. (Otras fuentes)

“Si es que no lo hago aposta. Había un artículo sobre mí preparado para salir hoy y lo han puesto en almíbar hasta que afloje esto. Me estaba tomando una copa devino con mis amigos en un bar de moda de la calle Jorge Juan. Abro twitter y veo que citan mi vídeo para los fans de Kuala Lumpur. Y pienso “Esta tía se va a enterar, quién se cree para llamar monstruos a mis fans”. Lo leí deprisa y sin fijarme mucho, aunque no es excusa, pero así como yo recibo críticas y me las paso por el arco de triunfos, no tolero que se critique a mis fans ni a mis amigos gays. Entendí que estaban tildando de marcianos a mis fans, llamándoles algo como monstruos, entre King Kong y Godzilla, y saqué las uñas. Quise darle una lección a una petarda y me la dieron a mí”.

Así comenzó una tarde memorable: Leticia se ofendió al creer que alguien llamaba kualalumpures a sus fans . Inadmisible.
Así comenzó una tarde memorable: Leticia se ofendió al creer que alguien llamaba kualalumpures a sus fans . Inadmisible. (Twitter)
La artista sacó las uñas por sus fans y el asunto se le fue de las manos.
La artista sacó las uñas por sus fans y el asunto se le fue de las manos. (Twitter)

El colofón de una tarde memorable vino cuando la artista explicaba en Twitter que el colectivo gay es la gente a quien más quiere. Y así es, Sabater es un nombre imprescindible en el cartel de las fiestas del Orgullo Gay de Madrid. Pero el corrector automático de su smartphone combinado con el vino de aquel bar de Jorge Juan, se aliaron para encumbrarla: “El colectivo gay es la gente que más quiero y con quien más me dentífrico”. Si intercambiamos el verbo identificar con la crema que usamos para la higiene dental, la imagen deviene obra maestra del surrealismo.

El mítico festival de Uranio

Hace un par de años Leticia se convirtió en icono del desaguisado gracias al festival de Uranio. El usuario @norcoreano la invitó a actuar en su país –en el delirio de la red, es Corea del Norte– y la artista picó el anzuelo. Una cascada de tuits magistralmente autoorganizados llevó el engaño a cotas de excelencia. No fuel a única. Cayeron también Malena Costa y Dinio. Leticia se ríe hoy de aquel episodio.

En 2014 Leticia picó en una broma magistral: el falso festival de Uranio, a celebrar en Corea del Norte.
En 2014 Leticia picó en una broma magistral: el falso festival de Uranio, a celebrar en Corea del Norte. (Twitter)
Cartel promocional de la primera edición del Festival de Uranio creado por @norcoreano.
Cartel promocional de la primera edición del Festival de Uranio creado por @norcoreano. (Otras fuentes)

“Aquello fue más fácil de disfrazar, porque hasta me hicieron un cartel y todo para tomarme el pelo pero esto… que sí, que yo pensaba que Kuala Lumpur era un monstruo de tres cabezas y ya está. Imagina cómo me tuve que ofender para poner ese tuit de “lo será tu p… madre”, con la de críticas que recibo. Yo tengo claro que soy una inculta. Conozco mis cosas buenas y mis cosas malas y la geografía me ha aburrido siempre muchísimo. No la soporto. Aunque he estudiado en un colegio de pago, de los mejores de Madrid, me dedicaba a ligar. Los mapas y los ríos… No puedo con ellos. Nunca. Era la delegada de la clase para poder estar al tanto de los tíos buenos que había en el colegio. ¿Cómo me voy a esconder? Si no hay manera de esconderse en este país (risas)”.

Publicado en: http://www.lavanguardia.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *