Cómo dejar de ser adicto a Grindr y a las apps de citas gays

Cómo dejar de ser adicto a Grindr y a las apps de citas gays

Reconoce que TIENES UN PROBLEMA: cómo dejar de ser ADICTO a GRINDR y aplicaciones de ligue.

Las nuevas tecnologías (o ya no tan nuevas, que llevamos utilizando esta expresión unos 20 años) han revolucionado la manera que tenemos de contactar con otras personas y conocer gente nueva. Y de manera más específica, ha cambiado cómo ligamos los gays al mismo tiempo que la sociedad también cambiaba y crecía la aceptación de la homosexualidad. Hemos pasado de casi no tener más opciones que el cruising y vivir a escondidas a tener un amplio abanico de opciones para hacer contactos gays sin problemas. Claro que esto también tiene su lado negativo y aplicaciones como Grindr han creado auténticos tecnodependientes que no pueden vivir demasiado tiempo sin conectarse para “ver qué se cuece”, no vaya a ser que se le escape el amor (o el polvo) de su vida.

La adicción a Grindr es una realidad y puede que tú, en mayor o menor medida, también hayas estado o aún estés enganchado. Todo hay que tomárselo con moderación, hasta las aplicaciones para móvil. Por eso hoy en CromosomaX hablamos en profundidad de cómo dejar de ser adicto a Grindr y a las apps de citas gays.

Grindr, Wapo, Scruff… sea cual sea tu droga, aquí hablamos de un tema peliagudo: la absurda necesidad de estar conectado casi siempre para conocer y ligar con otros gays. La epidemia de la soledad no es nada nuevo en la comunidad gay y seguro que has leído más de un artículo que investiga sobre el tema, sobre la soledad de los homosexuales, o alguno de esos otros artículos que culpan a los millennials de todo lo que sucede en el mundo y les llama zombis conectados a sus smartphones que no saben relacionarse con otros seres humanos cara a cara. Esto es una simplificación muy poco acertada.

No es ningún secreto que cada vez a más de nosotros nos cuesta tener relaciones de pareja duraderas, o tener relaciones estables al fin y al cabo. La culpa no es de la tecnología y de Grindr, porque esta app gay no creó nada que no existiera ya anteriormente, solo nos dio el terreno que necesitaba para desarrollar ciertos problemas. ¿Por qué aun así volvemos una y otra vez a Grindr a llevarnos decepciones pero siempre manteniendo ese hilo de esperanza de que el amor de tu vida está por ahí a unos metros de ti? Los gays tenemos ese instinto y pensamos que “quizás esta vez será diferente” o sufrimos lo que podríamos llamar el FOMO (fear of missing out) del amor, el miedo a “¿y si el amor de mi vida está en Grindr o no nos encontramos nunca porque no estoy en la app?”. Ese es uno de los puntos que justifican laadicción a Grindr, explotando nuestra naturaleza de caza, captura y sexo gay. Por otra parte se explota la necesidad de la mayoría de los gays de buscar la aceptación que muchas veces no encontramos en la sociedad, o los malos ratos vividos en nuestra infancia y adolescencia. Nos cuesta admitirlo, pero somos vulnerables y frágiles, y no dejamos de buscar el contacto con otros humanos pese a muchos muros que levantemos

¿Cómo dejar de ser adicto a Grindr?

¿Qué hacer cuando pasas demasiado tiempo en Grindr y no dejas de llevarte chascos? Primero y muy importante, sé menos crítico contigo mismo. La mayoría de las personas, da igual lo exitosas o musculadas que sean, tienen muchas inseguridades. Nos cuesta comunicarlas y lidiar con ellas, pero recuerda de vez en cuando todas las cosas buenas que tienes. Mírate, siéntete sexy y mantén una actitud positiva mientras esperas a que llegue el hombre adecuado, ya sea dentro o fuera de Grindr.

No busques a tu media naranja. No eres la mitad de nadie. No necesitas a nadie para sentirte completo. Dos personas rotas no pueden arreglarse la una a la otra. Dedica un tiempo a aprender a estar contigo mismo y estar bien, sin necesidad de buscar contactos gays todo el rato. Recupera antiguos hobbies, explota tus talentos, ríete de ti mismo… Si no buscas a alguien que llene tu vida, será más fácil que encuentres a la persona adecuada. Y si esa persona acaba yéndose, aunque duela, es importante que tu vida esté completa sin ella.

Sé claro. No pierdas el tiempo en Grindr si no eres claro o si la gente no es clara contigo. No está mal buscar lo que busques, ya sea una relación estable o polvos rápidos. Nadie tiene derecho a juzgarte, así que sé claro y honesto para que los demás también lo sean contigo. Si tienes que cortar una conversación, córtala y no pierdas más tiempo. Del mismo modo, no fuerces lo imposible. Los amores dramáticos no van a ninguna parte. No te sientas culpable si cambias de opinión. Haz lo que te apetezca.

Aprende a lidiar con lo negativo. No te tomes mal las críticas que recibas o las palabras no tan bonitas que puedan decirte en Grindr. No te centres en las decepciones. A todo el mundo le pasa. Mereces ser feliz y amado, y no vas a encontrar la felicidad más rápidamente conectándote cada 15 minutos y suspirando porque están ahí “los mismos de siempre”.

Grindr puede ser muy útil, pero no dejes que se convierta en el centro de tu vida. El centro de tu vida eres tú y no necesitas apps para ser más feliz, solo necesitas cambiar tu actitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.