6 claves de por qué hay mucho más allá del sexo anal

6 claves de por qué hay mucho más allá del sexo anal

NO TODO ES SEXO ANAL

No todo es sexo anal. A veces parece que el mundo gay se divide entre las personas que consideran que el sexo anal es la única forma de considerar que “has practicado sexo” y la gente mucho más abierta de mente que sabe que existen muchísimas otras formas de divertirse, pasarlo bien en la cama y terminar bien a gusto sin tener que practicar la penetración anal.

No es cuestión de convencer a nadie de hacer lo que no quiera, así que nosotros expondremos 6 casos en los que te lo puedes pasar bomba en la cama y disfrutar del sexo sin tener que practicar la penetración anal. Puede darse que un día no tengas ganas ni tu ni tu pareja, o que te encuentres sin condones o sin forma de prevenir el sexo seguro. Hay un montón de formas de pasarlo bien en la cama y llevarte una experiencia inolvidable, así que antes de nada, quitémonos el estigma de que si no penetras o te penetran analmente, no has practicado sexo, y a disfrutar al máximo.

1. La masturbación

Obviamente es lo primero en lo que piensa la mayoría de la gente. Un momento tan íntimo que nos ha acompañado desde hace tantísimos años, compartirlo con tu pareja también es divertido. Es más, sin darte cuenta seguro que ha formado parte del 90% de las relaciones que has tenido en la cama. El foreplay, el juego previo, siempre empieza con esas caricias mientras todo va creciendo y que derivan en masturbación. Al final, la masturbación es un juego en el que aprendes de tu cuerpo, del cuerpo de tu pareja, y oye, controlar la eyaculación se puede convertir en todo un reto el que aprender. Así que sí, la masturbación es una gran alternativa al sexo anal.

2. El sexo oral

Y por supuesto si hablamos de masturbación, también tenemos que hablar de sexo oral. Probablemente una de las prácticas más placenteras. La gran diferencia con la masturbación es que, aparte de que da más placer (en la mayoría de ocasiones), necesitas a otra persona para practicarlo a tope. Vale que sí, que quizá te llegas a tí mismo si te estiras por completo, pero eso tampoco es disfrutar del sexo oral al máximo. Por eso es tan especial vivir al máximo el sexo oral. Y tienes tantas formas para disfrutarlo que no hay que preocuparse, cuando empiezas ya no sabes cuándo acabarás.

3. La masturbación anal

También se puede dar el caso de que los dos seáis pasivos y no haya forma de que practiquéis la penetración como tal. Pues entonces llega el momento de sacar los juguetes y disfrutar del sexo anal con dildos, plugs y lo que haga falta. Saca tu mejor lubricante y disfruta estimulando a tu pareja y que ella también te estimule a ti. Una forma divertida y diferente de traer nuevas opciones a la cama y no quedarnos en la clásica penetración de toda la vida.

4. Probar con un trío o múltiples parejas

Por aquello de probar a experimentar, busca nuevas personas que meter en tu cama. El sexo tiene que ser divertido, tiene que ser exploración, descubrir cosas nuevas y pasarlo bien por el camino. Prueba con más de una persona, o incluso una orgía, una fiesta en un club o en una casa. En todas estas formas el sexo anal no es obligado, mientras dejes claros los límites, no habrá ningún problema y podrás disfrutar al máximo de la experiencia, en la que conocerás nuevos cuerpos, nuevas formas de expresarte y lo pasarás definitivamente bien.

5. El sexo tántrico

Parece un chiste y un tópico, ya que mucha gente se ríe de ello, pero el sexo tántrico u otras experiencias de este tipo te pueden ayudar a disfrutar al máximo del sexo sin tener que obligarte a pasar por el sexo anal. También es un “check” que puedes quitar de tu lista y confirmar que ya lo has probado y saber si te gusta o no. Aunque no te guste, la experiencia quedará contigo para siempre y serás un poquito más sabio que antes. Todos ganan!

6. Un buen masaje

Y claro, si ya estamos en plan relax total, no nos olvidemos de un buen masaje. Un masaje bien dado implica tiempo, relajación, aceites y mucho morbo. Es una de esas experiencias que cuando las pruebas ya no puedes parar porque son morbosas, relajantes, te ayudan a sentirte mejor contigo mismo y te llevan al placer de una forma más extensa que un polvo rápido. Como gran alternativa al sexo anal, seguro que te ayuda a dedicar el tiempo y focalizarte en ti y en cómo hacer para sentirte mejor que nunca.

 

Como ves, no te creas cuando te digan que el sexo entre dos hombres solo es sexo anal. La penetración anal es divertida, pero si un día (o nunca) no la practicas, ni el mundo se acaba ni dejas de ser gay automáticamente. Ya has visto que las opciones son enormes, tienes un montón de formas de divertirte, pasarlo bien y llevarte una experiencia sexual morbosa, divertida y sin complejos, ya sea masturbando a tu pareja, como practicando sexo oral (o que te lo practiquen) y con un foreplay con masajes, experiencias con varias personas… En definitiva, que si te aburres practicando sexo no anal es porque quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.