Orgullo por el mundo: Chaperos en el Líbano: El paraíso “feliz” para los gays de todo Oriente Medio, Suecia quiere enmendar una crueldad con las personas transexuales en 2018 y mucho más..

Chaperos en el Líbano: El paraíso “feliz” para los gays de todo Oriente Medio

En Beirut ha crecido el fenómeno de la prostitución masculina por los conflictos en países como Irak, Turquía o Siria, según una encuesta realizada por Al Jazeera, como relata el activista italiano LGBTI, Andrea Puggelli. Muchos chicos jóvenes huyen de su país de origen, llegan al Líbano con miedo y los bolsillos vacíos y caen en las redes de la prostitución homosexual con el fin de poder sobrevivir. En el Líbano está Hezbolá, el Partido de Dios que oficialmente se opone a la homosexualidad. Sin embargo, en Beirut hay hammams (saunas a las que no acude solo publico gay) y locales que son frecuentados por clientes gays. Paradojicamente, el país es una especie de paraíso feliz para los gays de todo el Oriente Medio. La policía prácticamente no hace redadas porque aceptan los sobornos que les dan los propietarios de los locales de ambiente. Precisamente, Hamed Sinno, líder gay de la más famosa banda libanesa, Mashrou Leila, también se dedicó a la prostitución en Beirut después de que su familia le echara, tras descubrir que era gay.

Hamed Sinno, líder gay de la banda libanesa Mashrou Leila
Hamed Sinno, líder gay de la banda libanesa Mashrou Leila

Los precios de un chapero en el Líbano varían en función de la nacionalidad del joven y de lo que esté dispuesto a recibir. Y se mueven entre los 50 dólares que se paga a un sirio (en un país en las que hay más de un millón de refugiados de esa nacionalidad) a los 200 por noche por un prostituto local, según un reportaje realizado por una televisión de Qatar con testimonios de personas que ejercen la prostitución.

Si bien el Líbano es uno de los países más progresistas de Oriente Medio en cuanto a las cuestiones LGBTI, estos temas siguen siendo un tabú. El artículo 534 del Código Penal libanés prohíbe tener relaciones sexuales que “contradigan las leyes de la naturaleza”. Pero en enero de este año, el Líbano dio un paso hacia la descriminalización de la homosexualidad. Un juez dictaminó que “la homosexualidad es una elección personal y, por tanto, no un delito punible” . El fallo se refería al artículo 183 que decía: “Un acto realizado en ejercicio de un derecho sin abuso no se considerará un delito”. Lo que significa que si se ejercen las libertades sin hacer daño a nadie, no hay crimen.

“Estos son pequeños pasos para despenalizar la homosexualidad. No es una victoria”, dijo Bertho Makso, de Proud Lebanon, a Al Monitor en el mes de enero. “La verdadera victoria será cuando el artículo 534 sea cambie o sea abolido. Pero ahora la prioridad es educar a la gente para evitar la persecución de los homosexuales y hacer que el cambio ocurra”.

Dicho y hecho, por primera vez se celebra este mes la I Semana de la Salud Sexual LGBTI en el Líbano donde profesionales de la medicina y la salud, activistas LGBTI y padres y madres de personas de este colectivo dan la cara para abordar abiertamente este tema tabú en una sociedad de mayoría musulmana y hablan de la marginación a la que se le somete sistemáticamente a esta comunidad y las consecuencias en la salud mental. Un  evento organizado por la Asociación Médica Libanesa para la Salud Sexual (LebMASH).

“Como médico, mi misión incluye la sensibilización y no sólo el tratamiento. Pero no puedo cumplir mis obligaciones cuando se trata de la salud sexual de las personas LGBTI y esto me preocupa”, dice en uno de los videos el doctor Fadi, un especialista en salud sexual.

Fadi explica que mucha gente LGBTI evita ir a los médicos por temor al maltrato y a la discriminación: “A muchos se les niegan sus derechos básicos e importantes que incluyen el cuidado de la salud porque están tan asustados que alguien descubra que son homosexuales”, dijo.

“La homofobia es considerada uno de los principales obstáculos que enfrentan los individuos y los profesionales”, dijo en un comunicado Nadia Badran, presidenta de la Orden de Trabajadores Sociales en el Líbano.

“Estos comportamientos hacen que los individuos se dirijan a otros basados ​​en creencias personales y estereotipos donde las personas son categorizadas como pecadoras, enfermas o creadoras de enfermedades … e impiden que la población afectada busque cualquier tipo de servicios”, dice la madre de Samer, un chico gay en otro emotivo vídeo.

Esperamos que estas iniciativas sirvan para que las cosas cambien el país donde se dan pequeños pasos que son grande triunfos por la libertad de las personas.

Suecia quiere en 2018 enmendar una transbófica ley indemnizando a los transexuales forzados a esterilización

Desde la década de 1940 hasta enero de 2013, los individuos que querían cambiar su sexo de manera legal en Suecia, tenían que someterse previamente a una esterilización para así evitar tener hijos. Sí, lo leíste bien. Suecia, la tierra con un gobierno “todo subsidiado”, mantuvo durante más de 70 años unas de las políticas anti-transgénero más agresivas de cualquier país desarrollado.

El gobierno sueco, protector de su población “genéticamente sueca” mantuvo un programa de esterilización dirigido sobre todo a los inmigrantes y a otros “indeseables” genéticos. Se mantuvo de los años 40 a los 70 del pasado siglo y fue abolida en 1976, pero sólo después de que casi 31 mil personas fueron intervenidas. Una ley aprobada en 1972que exigía esterilizarse primero a todas las personas que quieran cambiar su sexo legalmente– siguió en la constitución hasta enero de 2013. Además, estipulaba que cualquier persona transgénero debe probar que no tiene gametos (espermas u óvulos) guardados en alguna parte, ni haber donado esperma a bancos para su uso futuro.

“Forzar a una persona a operarse por algo que no es necesario, en función de tener géneros legalmente reconocidos; es una violación a los derechos humanos”, dijo la actriz sueca Aleksa Lundberg, quien fue esterilizada a los 17 años, cuando cambió de sexo y que a través de la comedia Infestus contó sus experiencias de joven, su cambo de sexo, su adolescencia tardía y su vida como mujer adulta y fue aclamada en todo Suecia.

El Gobierno sueco quiere cambiar esta situación y va a proponer un proyecto de ley para indemnizar con 24.000 euros a las personas que fueron obligadas legalmente a estilizarse como requisito para cambiar de sexo, así lo ha contado el ministro de Salud Pública del país escandinavo, Gabriel Wikström, al diario Dagens Nyheter.

Considerada inconstitucional y discriminatoria, alrededor de 500 personas sufrieron esterilización forzosa en virtud de esta ley, del total de 865 que pidieron cambiar de sexo. En 2013, como consecuencia de una sentencia del Tribunal Administrativo de Apelación de Estocolmo, casi 150 transexuales pusieron una demanda judicial reclamando una indemnización de 34.000 euros por persona. Ahora, la estimación de esta compensación estaría alrededor de las 300.000 coronas suecas (unos 32.000 €) por persona.

El objetivo es que la ley entre en vigor en julio de 2018.  Kerstin Burman, de la Federación Sueca por los Derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales y Queer, dijo que las “reparaciones monetarias no pueden compensar completamente las violaciones de esterilización forzada, pero una reparación financiera iniciada por el gobierno es un reconocimiento oficial de que estas acciones eran malas y que el Estado no debería haber tratado a sus ciudadanos de esta manera. Que el gobierno haya optado por tomar la responsabilidad política de las esterilizaciones forzadas es muy positivo. Ahora estamos esperando que el nivel de la compensación sea adecuado y justo”, matizó. Y advierte: “Si el gobierno propone una cantidad significativamente menor, a continuación volveremos a los tribunales”, precisó.

Bravo por Suecia, aunque mejor empezar a enmedar horribles crueldades del pasado cuanto antes mejor, pero muy positivo el reconocimiento también de cara a la comunidad INTERNACIONAL, EJEMPLAR!

Publicado en https://www.loottis.com

El “First Dates” polaco no admitirá citas entre personas del mismo sexo… por “mandato constitucional”

First Dates, el popular programa de citas que en España emite Cuatro, contará con una versión polaca. En Polonia, sin embargo, no emitirá citas entre personas del mismo sexo. El argumento que da el director de la televisión polaca es que la Constitución de ese país se lo impide.

First Dates es un dating show en el que dos personas desconocidas que buscan pareja, previamente preseleccionadas por su supuesta compatibilidad, cenan juntos y charlan antes las cámaras. Tras la cena, deben decidir si desean seguir en contacto o no. En emisión desde 2013 en el Channel 4 británico, diversas cadenas de otros países ya lo están adaptando. En España se emite en Cuatro desde abril de 2016, con bastante éxito de audiencia. De hecho, con independencia de la opinión que a cada uno le merezca este tipo de programas, First Dates es sin duda el reality más inclusivo de los que podemos ver en las grandes cadenas españolas: a lo largo de su corta historia ya hemos podido ver en él a numerosas parejas del mismo sexo, tanto de chicos como de chicas, así como a personas trans e intersexuales, teniendo citas con toda la naturalidad que el formato permite.

Desgraciadamente los espectadores polacos no podrán disfrutar de esta naturalidad. First Dates será emitido en Polonia por la televisión pública, Telewizja Polska (TVP). Y su director actual es el político y periodista Jacek Kurski, que ya ha adelantado que en su país First Dates no permitirá citas entre parejas del mismo sexo, con el argumento de que la TVP es una televisión pública que debe seguir el mandato constitucional de que “el matrimonio, formado la unión de un hombre y una mujer, así como la familia, la maternidad y la paternidad están bajo el cuidado y la protección de la República de Polonia” (artículo 18 de la Constitución polaca).

El veto a la participación de parejas del mismo sexo en el First Dates polaco no resulta especialmente sorprendente, si se tiene en cuenta el ambiente social conservador predominante en ese país, y en el que la tradición católica aún retiene una fuerte influencia. Menos aún si se conoce el pasado político de Jacek Kurski, que ha sido tanto diputado nacional como eurodiputado del ultraconservador Ley y Justicia (conocido todavía por muchos como “el partido de los gemelos Kaczyński”). Remontarse a la Constitución polaca para justificarlo solo pone un poco más de manifiesto el grado de absurdidad de la decisión (que nos recuerda un poco, sin movernos de Polonia, a la solicitud de investigación al teletubbie Tinky Winky por su presunta homosexualidad…)

Adoctrinar desde el gobierno al pueblo mediante la televisión es una de las maniobras más vistas, recurrentes y sucias de todas, aunque sea en programas de entretenimiento que aparentemente no van a ninguna parte, por este programa, un bar de citas, pasa el reflejo de una sociedad, sociedad diversa, que en este caso está manipulada y sesgada por culpa de los homófobos que tienen el poder y gobiernan este país, ¿qué se podrá esperar de la opinión de su sociedad y de sus derechos?  pues como Rusia y cía, nada bueno y muy ridículos

Tomoya Hosoda se ha convertido en el primer hombre transexual en ser elegido para un cargo público en Japón

El joven japonés de 25 años Tomoya Hosoda se ha convertido en el primer hombre transexual de su país es ser elegido para un cargo público. Ocupará un puesto de concejal en el Ayuntamiento de la ciudad de Iruma, y asegura que trabajará para que la diversidad sea apreciada socialmente y por la protección de las minorías. Tomoya Hosoda sería la segunda persona transexual en ocupar un cargo semejante, después de que en 2003 Kamikawa Aya obtuviera un puesto en el consejo municipal de Setagaya, el distrito más populoso de Tokio.

Tomoya Hosoda ha sido elegido concejal de la ciudad de Iruma, un municipio de cerca de 150.000 habitantes perteneciente a la prefectura de Saitama, el pasado lunes 20 de marzo. Y lo ha hecho después de una ajustada votación, pues ha ocupado la 21ª dentro de las 22 concejalías en disputa.  Aun así, se ha convertido en el primer hombre transexual en ocupar un cargo público electo en Japón.

El ahora concejal consiguió el cambio registral de su sexo en 2015, aunque lleva luchando por los derechos LGTB desde mucho antes, participando en proyectos como Out In Japan, una iniciativa para visibilizar a las personas LGTB. Su elección adquiere así un significado añadido al de la mera conquista política particular.

Una lucha que no es sencilla en un país que ha hecho de la “LGTBfobia silenciosa” una seña de identidad. Así lo describe Tomoya Hosoda: “Hasta hace poco, la gente actuaba como si las minorías sexuales no existieran. Tenemos muchos obstáculos que superar, pero espero estar a la altura de las expectativas de todos”. El joven político ha recibido multitud de felicitaciones por su elección, así como mensajes de gratitud de personas LGTB que lo ven como un símbolo de la visibilidad.

Pero en el programa electoral de Tomoya Hosoda no solo figuraba la lucha por el respeto a la diversidad y la protección de las personas LGTB, sino también destacaba una preocupación especial por los ancianos y las personas discapacitadas.

El joven político cursó estudios en el Laboratorio Clínico del Departamento de Ciencias de la Universidad de Teikyo, y siempre ha recibido un fuerte apoyo por parte de su familia. Eso le sirvió para superar muchos obstáculos, como describe en una reciente entrevista para Out In Japan: “Pensé que no podía ser feliz. Pero recuerdo que me armé de valor y decidí salir del armario y vivir con esperanza. Para mí, salir del armario es solo un punto de partida. Algunos muros no pueden ser superados por una sola persona. Por eso, en estos momentos, tenemos que trabajar juntos y ayudarnos unos a otros. Avanzando paso a paso y conociendo a todo tipo de personas, empezarán a cambiar las formas de pensar y los valores”.

Tomoya Hosoda es la segunda persona transexual en ocupar un cargo público electo en Japón. En 2003 fue elegida para el consejo municipal de Setagaya, el distrito más populoso de Tokio, Kamikawa Aya, que en aquel entonces tuvo que presentarse dejando en blanco la casilla referente al sexo en su inscripción electoral, ya que legalmente no se reconocía su identidad de género, e incluso fue considerada oficialmente como varón por el Gobierno de la ciudad. A pesar de todas las dificultades, Kamikawa Aya desempeñó su cargo con éxito, siendo reelegida en las elecciones de 2007 en segundo lugar de entre los 71 candidatos participantes.

Existen países avergonzantes y otros ejemplarizantes, bravo JAPON por la VISIBILIDAD TRANS

Chile, 2016: incremento de casi un 30% en los casos de LGTBfobia, incluyendo cuatro asesinatos

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile (MOVILH) ha publicado el 15º Informe anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género en ese país. Y sus resultados no son precisamente tranquilizadores: el informe ha registrado un total de 332 casos o denuncias por LGTBfobia en el año 2016, lo que supone un incremento del 28,6% en relación al año precedente. Entre ellos, cuatro asesinatos.

En 2016 el MOVILH tuvo noticia de 4 asesinatos, 40 agresiones físicas o verbales perpetradas por desconocidos, 3 atropellos policiales, 32 abusos laborales y 13 educacionales, 37 campañas homo/transfóbicas, 79 exclusiones institucionales, 19 negaciones de productos o servicios, 56 agresiones comunitarias (familia, amigos, vecinos), 48 discursos de odio y 1 hecho de discriminación en los medios. Los cuatro asesinatos fueron los del joven transformista Marcelo Lepe, de la joven trans ecuatoriana Litzy Odalis Parrales, de la joven lesbiana Nicole Saavedra y de Vicente Vera (que fue asesinado frente a su casa y en presencia de su pareja, y cuya historia recogimos en dosmanzanas).

Todo ello en un país con alrededor de 18 millones de habitantes (poco más de un tercio de los habitantes actuales de España). En lo referente a la distribución geográfica, la región metropolitana de Santiago concentró la mayoría de las denuncias, con el 32,2% del total nacional, seguida por Valparaíso (27,4%) y Biobío (8%). Del total de casos y denuncias del 2016, fueron responsables 58 instituciones y 301 personas.

Cifras que suponen un aumento global del 28,6% respecto al año precedente. Especialmente significativo ha sido el aumento de las denuncias por LGTBfobia laboral y comunitaria (familia, amigos, vecinos), que aumentaron un 100% y un 80,6%, respectivamente. Un aumento que en cierto modo tiene también una interpretación positiva: el informe lo  como “reflejo de un mayor empoderamiento para la exigencia de derechos en espacios que suelen ser difíciles, pues tienen el denominador común de generar cierta dependencia económica y/o afectiva entre la víctima y los victimarios”.

Intensificación de la homofobia institucional

El informe relaciona el aumento “con una intensificación de las acciones de las autoridades ultraconservadoras para boicotear a nivel institucional la tramitación de la ley de identidad de género, así como por la intolerancia frente al acuerdo por la igualdad sellado entre el Estado y el movimiento LGBTI. “Sin ir más lejos, las denuncias por homo/transfobia institucional; es decir aquella discriminación que busca limitar derechos en reglas, leyes, o políticas; subieron un 139% respecto al 2015”, explica el MOVILH.

El informe también destaca que en 2016 hubo abusos en nuevos espacios dependientes de una u otra forma del Estado chileno. “Así por ejemplo se conoció de torturas sistemáticas en Gendarmería de Chile, de abusos coyunturales de discriminación laboral en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes del Maule y de violencia contra una madre en una casa de acogida financiada por el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, situaciones que chocan con los avances y demuestran la incapacidad de ciertos agentes estatales para hacer frente a la homofobia y transfobia y para tener como primera consideración la protección de las víctimas”, sostiene la investigación.

Aun así, el MOVILH aprecia una considerable mejora por lo que se refiere a la actuación del Estado chileno en los casos de LGTBfobia, “al colaborar activamente a través del Ministerio del Interior con el movimiento LGBTI en la entrega de ayuda y orientación a la casi totalidad de las víctimas del 2016, situación inédita”.

Por primera vez, mas abusos contra personas trans y mujeres lesbianas 

En el año 2016, y por primera vez en 12 años, las personas transexuales y las mujeres lesbianas denunciaron más abusos que los gais, concentrando el 28%, el 24% y el 23% del total de casos, en forma respectiva. El 25% restante se dirigieron contra la diversidad sexual y de género en su conjunto. “En el caso de la población trans el incremento se explica porque está exigiendo derechos en lugares donde antes se automarginaba por la discriminación; como la educación y el trabajo; un fenómeno incipiente que seguirá enfrentándose a las diversas barreras transfóbicas, siendo esperable nuevos aumentos de denuncias en los próximos años”, explica el estudio. “La población lésbica, en tanto, incrementó sus denuncias en todos los planos, especialmente en los espacios laborales, educacionales y familiares, existiendo un mayor y más sólido empoderamiento en derechos, situación que merma la brecha con los hombres gays en lo referente al reporte de los atropellos”, añade.

—————————————-

Puedes descargar la totalidad del informe, que también hace balance de los avances en materia LGTB que han tenido lugar en 2016 en Chile (un total de 268 páginas) en este enlace.

Simplemente HORRIBLE, TERRIBLE Y VERGONZOSO, con cifras así sobre la mesa y que no se tomen medidas radicalmente efectivas

Publicado en: http://www.dosmanzanas.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *