Noticias LGTB Internacionales: Para el ministro marroquí de Derechos Humanos los gais son “basura”, Víctima de la purga de homosexuales en Chechenia exige una investigación oficial en Rusia, La ONU condena las persecuciones al colectivo LGBT en Egipto, Indonesia y Azerbaiyán y más..

Para el ministro marroquí de Derechos Humanos los gais son “basura”

La homosexualidad sigue siendo castigada con la cárcel en Marruecos. Ramid acaba de asistir en Ginebra al “examen periódico universal” sobre los derechos humanos.

El ministro marroquí de Derechos Humanos, el islamista Mustafa Ramid, calificó de “basura” a los homosexuales en una conversación con periodistas.

Las palabras del ministro, que supuestamente no sabía que estaba siendo grabado en este momento, han provocado una polémica en las redes sociales, donde circula una petición para que el presidente del gobierno, el también islamista Saadedín Otmani, contradiga a su ministro.

El sitio web lesiteinfo.com, que desveló la conversación, presenta un vídeo donde los periodistas tratan de sacar una declaración al ministro sobre la homosexualidad, que sigue siendo castigada con la cárcel en Marruecos.

“¿Y qué les pasa ahora (a los homosexuales)? Si hablamos mucho de este tema, eso es darles importancia… Mira, somos marroquíes”, dice Ramid ante una cámara, y cuando se aleja, aparentemente sin saber que sigue estando grabado, dice: “Son basura”.

Ramid, que antes de ser ministro de Derechos Humanos ocupó la cartera de Justicia, nunca ocultó su opinión sobre los homosexuales y en numerosas ocasiones ha dicho que la sociedad marroquí “no está preparada” para admitir la homosexualidad.

El Código Penal marroquí castiga en su artículo 489 la práctica de la homosexualidad (definida como “la comisión de actos contra natura con individuos del mismo sexo”) con penas de hasta tres años de cárcel.

Ramid acaba de asistir en Ginebra al “examen periódico universal” sobre los derechos humanos, donde presentó algunas mejoras introducidas en su país, pero sin tocar los temas más espinosos, como son la prohibición de la homosexualidad, de las relaciones sexuales extramaritales, de la infracción del ayuno en ramadán o de la conversión a cualquier religión distinta del islam.

Grecia aprueba una ley que permite elegir la identidad de género

En contra votaron la mayor fuerza de oposición, la conservadora Nueva Democracia, el neonazi Amanecer Dorado, el Partido Comunista y la Unión de Centristas.

El Parlamento griego ha aprobado este martes por amplia mayoría una ley que permite la libre elección de identidad de género a partir de los 15 años, eliminando así la necesidad de que la persona que decida cambiar de sexo deba someterse previamente a un examen psiquiátrico y a una operación quirúrgica.

La ley salió adelante con los votos de los partidos de la coalición gubernamental -el izquierdista Syriza y el nacionalista Anel- así como de las formaciones de centroizquierda Pasok y Potami, aunque algunos diputados oficialistas votaron contra la disposición que permite incluso a adolescentes decidir sobre la identidad de género.

En contra votaron la mayor fuerza de oposición, la conservadora Nueva Democracia, el neonazi Amanecer Dorado, el Partido Comunista y la Unión de Centristas.

“Todo individuo tiene el derecho al reconocimiento de su identidad de género como parte de su personalidad”, reza el primer artículo de la ley que estipula que toda persona puede solicitar la corrección de su género en el registro civil de acuerdo con “la percepción que tiene de su cuerpo y de su aspecto exterior”.

La ley desencadenó una airada protesta de la influyente iglesia ortodoxa y en un comunicado el episcopado denunció que “constituye una provocación para la sociedad, sabotea la institución familiar, se opone a la moralidad y destroza al hombre”.

En su intervención en el encendido debate que se prolongó durante dos días el primer ministro, Alexis Tsipras, destacó que para los que se consideran progresistas o liberales el voto a favor “además de evidente es un acto de valentía”, porque todos han estado bajo “presiones de los que, en el nombre de la tradición, la patria, la religión y la familia, quieren que las cosas no cambien”.

Las personas mayores de edad que deseen cambiar la identidad de género en sus documentos oficiales únicamente deberán presentar una declaración ante un juez; los menores que tengan más de 15 años deberán aportar además el permiso de sus padres y un informe aprobatorio de una comisión interdisciplinar de médicos.

De acuerdo con el nuevo reglamento, si la persona demandante está casada, su matrimonio se disuelve automáticamente, pues en Grecia no existe el matrimonio para personas del mismo sexo.

En este caso, la pareja puede solo optar por constituir una unión civil, una fórmula legalizada en Grecia tan solo desde diciembre de 2015.

El borrador inicial preveía permitir la elección de género a partir de los 17 años, pero el Gobierno adoptó la propuesta del Defensor del Pueblo, que argüía que reducir la edad mínima ayuda a que los adolescentes se sientan más protegidos contra el acoso escolar y la marginación social.

Alemania da luz verde a la primera adopción homoparental

 

Dos hombres en Berlín se han convertido en la primera pareja gay en Alemania en adoptar a un niño que ya vivía con ellos desde hace tiempo.

El tribunal de familia de Tempelhof-Kreuzberg, en Berlín, ha aprobado la solicitud de adopción de dos hombres que se han convertido en la primera pareja homosexual en adoptar a un niño en Alemania, según ha informado este martes la Asociación de Gays y Lesbianas Berlín-Brandeburgo.

Este hecho se ha producido diez días después de que el matrimonio entre personas del mismo sexo entrara en vigor en el país. Michael Morok, de 42 años, y Kai Korok, de 46, han adoptado al niño de acogida al que cuidaban desde que era un bebé y que ahora tiene dos años.

Michael y Kai fueron de las primeras parejas del mismo sexo que se casaron en Alemania después de que el 1 de octubre entrara en vigor la ley que lo permitía.

Desde hace años, los Korok cuidaban a niños temporalmente y planearon desafiar los obstáculos legales que impedían que las parejas del mismo sexo adoptaran conjuntamente, hasta que la ley fue cambiada.

“Es un sentimiento maravilloso poder ser inscritos los dos como los padres”, ha asegurado Morok. Morok también ha señalado que la modificación de la ley supone un enorme beneficio para las parejas y los niños en esta situación.

Uno de los principales derechos que han adquirido las parejas homosexuales ha sido el derecho de adopción. Estos dos hombres se convirtieron en un matrimonio el 2 de octubre y la solicitud de adopción fue aprobada en cuanto su certificado de matrimonio llegó al tribunal de familia.

Morok ha explicado que hasta ahora la única posibilidad de unirse de forma civil para adoptar a un niño era hacerlo de manera individual y que el otro miembro de la pareja se inscribiese como padrastro, algo que ha definido como un proceso “absurdo”. “Ahora somos una pareja como todas las demás que quieren adoptar un niño”, ha concluido.

Publicado en: https://www.cascaraamarga.es

Víctima de la purga de homosexuales en Chechenia exige una investigación oficial en Rusia

 

Con el objetivo de exigir una investigación oficial a las autoridades rusas, Maxim Lapunov se convierte en la primera persona que habla sobre la purga de homosexuales en Chechenia sin ocultar su identidad. Asegura que estuvo retenido en un sótano «empapado de sangre» durante 12 días en los que es golpeado reiteradamente, mientras tratan de obligarle a delatar los nombres de las personas con las que había mantenido relaciones sexuales.

Seis meses han pasado desde que Novaya gazeta denunciara la purga de homosexuales en Chechenia, cinco desde que Vladimir Putin autorizara una investigación sobre lo que estaba ocurriendo en la pequeña república rusa, sin embargo nada parece haberse aclarado. Hemos escuchado los testimonios de los primeros refugiados en Francia y Alemania, aunque sin revelar su identidad por miedo a que los seguidores de Ramzan Kadyrov pudieran acosarles a ellos o a sus familiares en Chechenia. Pero este lunes, 16 de octubre, Maxim Lapunov, de 30 años de edad, da un paso adelante para alzar la voz y convertirse en la primera persona que comparte abiertamente su testimonio por las torturas de las que fue víctima durante 12 días, llegando a convencerse de que no iba a salir vivo de allí.

«Quiero pedirle al gobierno que investigue, porque todos somos personas y todos tenemos derechos», declara Lapunov en una rueda de prensa en Moscú, donde explica cómo llega a Chechenia desde Omsk, en Siberia, hace dos años para trabajar como organizador de eventos. A pesar de que, al menos en Chechenia, no lleva una forma de vida abiertamente gay, el 16 de marzo es detenido por una pareja de oficiales vestidos de civil para ser liberado el día 28 bajo la amenaza de que no revelara a nadie su experiencia y firmando una confesión admitiendo ser homosexual.

En lugar de llevarle a una comisaría de policía, le conducen a un edificio donde es duramente interrogado por un individuo de unos 50 años de edad que interviene su teléfono móvil mientras le pregunta por sus contactos personales y examinaba sus mensajes de texto. «Por los mensajes era evidente que soy gay (…). Me acusó de venir a Chechenia para ‘seducir a los muchachos chechenos’ e insistió bruscamente en que le dijera con qué hombres gays había tenido relaciones íntimas en el territorio checheno, cuáles eran sus nombres y detalles de contacto. Le dije que no conozco a nadie y que la transcripción que había leído era con amigos de otras regiones de Rusia», explica Lapunov.

En un momento dado, colapsa y llama por teléfono a un residente de Grozny para concertar una cita en su casa, mientras sus captores escuchan la conversación con el objetivo de tomar nota de su dirección. «Día tras día, me repetían con precisión cómo querían matarme (…). Cuando me desmayaba, me daban un respiro y luego me obligaban a levantarme y continuar», añade explicando cómo los guardias lo golpean con bastones durante las casi dos semanas que le retienen, forzándole a pelearse con su compañero, quien también había sido detenido, así como a presenciar cómo golpean a otras personas detenidas, siendo especialmente agresivos con aquellos que eran naturales de Chechenia.

Durante los 11 días que permaneció retenido estuvo confinado en un sótano que describe estaba «empapado de sangre» desde el primer día. Siendo «apenas capaz de arrastrase» por su cuenta cuando es por fin liberado con un permiso para abandonar la ciudad, lo que considera se produce únicamente porque hubo testigos de su arresto y su familia había denunciado su desaparición fuera de Chechenia. «Sigo teniendo pesadillas sobre lo que pasé allí (…). Esos gritos, gemidos y oraciones de piedad han dejado una huella (…). Quiero justicia, espero que llegue (…) No quiero sentirme desprotegido en mi propio país, para que cualquiera de Chechenia pueda perseguirme y matarme en cualquier momento», exige Ladurov, quien comparece acompañado de Igor Kalyapin, responsable del Comité contra la Tortura, una ONG rusa que le ha brindado asistencia jurídica, quien asegura que «no ha habido investigación», pero está convencido de que Tatyana Moskalkova, al mando de la oficina de Derechos Humanos del Kremlin tomará medidas tras escuchar la declaración de Lapunov.

«No ha habido una investigación oficial sobre la caza de homosexuales que se tradujo en detenciones extrajudiciales y torturas a docenas de personas durante la primavera (…). Y la persecución de los gays ha continuado en una escala menor», asegura Tanya Lokshina, directora del programa de Rusia para Human Rights Watch. El activista Igor Kochetkov manifiesta haber recopilado información sobre 15 personas que habrían desaparecido después de ser entregados a sus familiares, como consecuencia de las indicaciones de los propios funcionarios de Kadyrov, que les incitan «para matar a sus parientes». Según el activista, las acciones de las autoridades chechenas constituyen la definición legal de crimen contra la humanidad, llegando a afrimar que «en el continente europeo, nadie ha tratado de destruir a las personas en función de su orientación sexual desde la época de la Alemania nazi».

La ONU condena las persecuciones al colectivo LGBT en Egipto, Indonesia y Azerbaiyán

 

El portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, condena la arbitraria persecución del colectivo LGBT que se ha desatado recientemente en países como Egipto, Indonesia y Azerbaiyán.

El mismo día que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, confirma su intención de mermar los derechos de homosexuales, bisexuales y transexuales, este último viernes, 13 de octubre, el portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, condena las arbitrarias detenciones de miembros del colectivo LGBT producidas en Egipto, Indonesia y Azerbaiyán, alentando a los tres países a que tomen medidas para liberar a los detenidos y eliminen todos los cargos contra ellos.

Colville considera arbitrario «arrestar o detener a personas basándose en su orientación sexual o identidad sexual», además de violar «el derecho internacional, incluidos los derechos a la privacidad, la no discriminación, la igualdad ante la ley y la protección igual de la ley (…). Arrestar y detener a las personas para expresarse legítimamente, incluso exhibiendo la bandera del arco iris, también es arbitrario y viola el derecho de la persona a la libertad de expresión», refiriéndose a la persecución desatada contra más de 180 personas, que habrían sido víctimas de una cacería debido a su orientación sexual en países mayoritariamente islámicos en los que no está penada la homosexualidad, siendo víctimas de agresiones físicas y psicológicas.

El activista Javid Nabiyed sacaba a luz, a finales de septiembre, la persecución a la que están sometidas las personas homosexuales, bisexuales y transexuales en Baku, la capital de Azerbaiyán, donde son encarceladas arbitrariamente para ser víctimas de abusos verbales y palizas, obligándoles a pasar exámenes médicos y llegando incluso a rapar el pelo a las mujeres transexuales, para ser después liberados bajo cargos de «vandalismo» y «resistencia a una orden policial».

Largo es el listado de atropellos a la comunidad LGBT que se producen en Indonesia, donde en mayo condenan a 85 bastonazos a una pareja del mismo sexo en la provincia de Aceh, donde se aplica la ley sharia, pero no en el resto del país donde en septiembre arrestan a una docena de mujeres por ser lesbianas cuando están reunidas en un domicilio de Cigombong, y en octubre arrestan a 58 personas en una sauna en Yakarta, una semana después de que el gobierno anunciara su intención de aprobar una Ley de radiodifusión con el principal propósito de eliminar cualquier alusión al colectivo LGBT en los medios de comunicación.

Una ley que parece haber sido copiada en Egipto, donde se desata una ola de arrestos a cualquier personas sospechosa de ser homosexual a los que acusan de «incitar a la indecencia y al libertinaje», siendo algunos de ellos sometidos a exámenes anales, después de que un grupo de jóvenes ondeara una bandera arco iris en un concierto de Mashrou’ Leila. Mientras tanto, Rusia y Chechenia siguen también a lo suyo a pesar de que Nikki Haley, embajadora de los Estados Unidos en las Naciones Unidas se apresuraba a condenar las acciones de los funcionarios de Ramdan Kadyrov, quien daba un giro de 180 grados al votar en contra de una resolución de la ONU con el propósito de prohibir la pena de muerte por delitos de homosexualidad.

Publicado en:  https://noticias.universogay.com/

Burundi inicia una “cacería” de Estado contra la comunidad LGTB y activistas denuncian vejaciones y extorsión económica policial

Burundi ha comenzado a detener a activistas y a personas LGTB en el marco de una persecución organizada de Estado. Dos de las víctimas son menores de edad y su “delito” fue subir a Facebook un vídeo en el que aparecen bailando juntos. La policía de este país africano de mayoría católica identificó el lugar, en la comuna de Kamenge (provincia de Bujumbura Mairie), y arrestó a los jóvenes, entre otras personas acusadas de “homosexualidad” y de atacar la cultura y las tradiciones burundianas. Jean-Daniel Ndikumana, un abogado abiertamente gay de Burundi que ahora trabaja como jefe de un proyecto de asilo LGTB en Bélgica, ha condenado estas detenciones y señala que el objetivo de algunas de ellas es extorsionar a los arrestados para obtener un beneficio económico, mientras la policía los somete a todo tipo de abusos y vejaciones. La decisión del presidente Pierre Nkurunziza de intensificar la represión contra la comunidad LGTB coincide con la salida de Burundi de la Corte Penal Internacional, que será efectiva dentro de unos días.

Inspirado por las violaciones que otros Estados están llevando a cabo recientemente contra los derechos del colectivo LGTB en diversos países como EgiptoAcerbaiyán o Indonesia, el presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, se ha propuesto hacer cumplir el Código Penal del país, que desde 2009 criminaliza las relaciones entre personas del mismo sexo y, por extensión, cualquier visibilización de la diversidad sexual o de orientación de género. En estos años se han cerrado asociaciones LGTB y organizaciones favorables a la igualdad de derechos y ahora se anuncia el comienzo de una etapa todavía más oscura para los derechos humanos de este pequeño país africano, durante el tercer mandato de Nkurunziza.

El periodista burundiano Bakari Ubena se hacía eco de las primeras detenciones de personas LGTB por su orientación sexual o identidad de género el pasado 6 de octubre, a través de su cuenta de Twitter. Ubena recogía las declaraciones de la policía en este sentido a varios medios locales.

Entre las nuevas víctimas de la LGTBfobia de Estado hay dos menores de edad, detenidos tras subir a Facebook un vídeo en el que aparecen bailando juntos. “Los conozco muy bien porque fui su director de proyecto de 2010 a 2013”, ha lamentado Jean-Daniel Ndikumana, un abogado abiertamente gay de Burundi que ahora trabaja como jefe de un proyecto de asilo LGTB en Bélgica. “Afortunadamente, pude dejar mi país debido a mi orientación sexual, ya que estaba en peligro debido a mi activismo”, ha declarado este letrado y activista. Los arrestados, según denuncian distintas fuentes, son sometidos toda clase de vejaciones con la finalidad de que paguen sobornos a la policía a cambio de su liberación.

Burundi: camino a una autocracia contraria a los derechos humanos

Human Rights Watch considera que la tercera legislatura de Pierre Nkurunziza “ha sumido al país en una espiral de violencia política y abusos generalizados de los derechos humanos. Las fuerzas de seguridad y los miembros del ala juvenil del partido gobernante, los Imbonerakure, atacan a los opositores”. También denuncian que “matan, violan, torturan, desaparecen forzosamente o maltratan” a civiles por motivos ideológicos o económicos.

Esta organización internacional define el sistema de justicia como “profundamente manipulado por el partido gobernante”, por lo que “la impunidad es generalizada”. En este clima, Burundi está a punto de dar portazo definitivo a la Corte Penal Internacional de la Haya, de la que solicitó en octubre del año pasado dejar de ser parte y que el próximo día 27 será efectiva. Esta retirada se produce por las graves acusaciones contra el Gobierno de Pierre Nkurunziza en materia de derechos humanos.

De hecho, el presidente de la Comisión de Investigación de las Naciones Unidas sobre Burundi, Fatsah Ouguergouz, lo acusa de “crímenes de lesa humanidad”. Se habla de más de 500 personas fallecidas como consecuencia de la violencia promovida por plataformas y personas afines al Gobierno y de, al menos, 300.000 refugiadas en otros países. Desgraciadamente, el colectivo LGTB es el siguiente en la lista negra del presidente Nkurunziza y sus secuaces. Burundi fue uno de los 13 países que votaron recientemente en contra de la prohibición de las Naciones Unidas de aplicar la pena de muerte a personas LGTB.

Publicado en:  http://www.dosmanzanas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *