Ciencia al cubo: Si tu dirección de correo electrónico está en esta lista, cambia tu contraseña, Leche de cucaracha, ¿el alimento del futuro?, ¿Existe gente alérgica al deporte? y más…

Si tu dirección de correo electrónico está en esta lista, cambia tu contraseña

 

En uno de las filtraciones más grande de datos de correos electrónicos jamás descubiertos, los expertos en seguridad han dado con una lista de spam que contiene la extraordinaria cifra de 711 millones de contraseñas de direcciones de correo electrónico filtradas.

Para descubrir si tu dirección de correo electrónico está en peligro, tienes que ir a www.haveibeenpwned.com y comprobar si eres uno de los 700 millones de desafortunados. El sitio está dirigido por el experto en seguridad informática Troy Hunt, quien fue el primero que tuvo en sus manos la mega lista descubierta por el investigador seguridad parisino Benkow. Como escribe en su sitio web, este es el mayor conjunto de datos únicos que se ha cargado en Have I Been Pwned, ya que para ponerlo en perspectiva, “es casi una dirección por cada hombre, mujer y niño en Europa”.

Así pues, si ves que tu correo electrónico está en la lista, la solución es obvia: cambiar tu contraseña. Pero eso no va solo para tu correo, sino también para cualquier otro sitio web donde puedas tener la misma contraseña. Sabemos que es un grano en el culo tener que ir repasando todas las páginas web donde estás registrado, pero la seguridad informática es igual de importante que la ordinaria.

Detectan 15 señales de radio que provienen de una galaxia a 2.400 millones de años luz

Breakthrough Listen, un proyecto colaborativo internacional para buscar rastros de civilizaciones extraterrestres, ha podido detectar una explosión de radio rápida (FRB) 121102.

Los FRB son pulsos breves y extremadamente enérgicos de ondas de radio cuyo misterioso origen ha desconcertado a los científicos durante los últimos dos años. Pero el FRBR 121102 es aún más especial, ya que es el único que se ha repetido. Esta característica ha permitido estudios detallados de la fuente, ya que se han podido detectar hasta 15 pulsos de alta frecuencia durante solo dos exploraciones de 30 minutos en esa zona del espacio.

“Nunca se han visto estallidos de radio con frecuencias tan altas”, afirma Andrew Siemion, director del Berkeley SETI Research Center y del programa Breakthrough Listen.

El proyecto ha utilizado el Green Bank Telescope, que es capaz de grabar varios gigahercios de ancho de banda a la vez. Esto permitió al equipo detectar la emisión de frecuencias más altas. Durante las cinco horas de observación, se recolectaron 400 terabytes de datos, y ahora lo están investigando.

“Además de confirmar que la fuente ha sido realmente activa, la alta resolución de los datos obtenidos por el Listen permitirá medir las propiedades de estos misteriosos estallidos con una precisión muy alta”, afirma el investigador Vishal Gajjar, quien descubrió las señales.

La explicación más probable del FRB son los eventos transitorios. Las colisiones de estrellas de neutrones, las hipernovas u otras explosiones pueden explicar la repentina, potente y extremadamente breve emisión de fuentes de radio. Sin embargo, una fuente repetitiva como FRB 121101 requiere una explicación diferente. Después de que su origen se localizara en una galaxia a 2.400 millones de años luz de distancia, los investigadores fueron capaces de desentrañar el misterio un poquito más.

La galaxia es pequeña -solo un quinto de tamaño de la Vía Láctea- pero está produciendo estrellas a un ritmo increíble. La señal proviene de un gran vivero estelar, por lo que los investigadores creen que el origen es una estrella de neutrones magnéticos extremadamente potente.

Pero las hipótesis no han dejado de aparecer. La idea más repetida es la que afirma que se trata de pulsos de láser alienígenas utilizados para propulsar naves espaciales, de un modo parecido al que quiere utilizar Breakthrough Starshot para enviar una pequeña sonda a Proxima Centauri. Habrá que seguir analizando los datos.

¿Existe gente alérgica al deporte?

Joe O’Leary fue a cenar con sus padres un miércoles de marzo de 2015. Cogieron una pizza de tomate y pimientos, y cuando acabó la visita se marcho al gimnasio. Alrededor de media hora encima de la elíptica, comenzó a sentirse extraño. “Mis ojos parecían regaderas y tenía dificultad para respirar”, dice. “Cinco minutos después luchaba para poder respirar. Volví a mirarme al espejo y toda mi cara estaba hinchada”.

Joe fue llevado a emergencias y le pincharon esteroides y antihistamínicos. Había tenido una reacción alérgica, pero la culpa no era -solo- de la comida: fue la combinación de la pizza y el ejercicio. Los médicos le diagnosticaron rápidamente con una condición llamada anafilaxia inducida por ejercicio, donde una reacción a un alérgeno solo ocurre junto con el ejercicio. Si lo combina con el deporte, Joe tendrá una reacción anafiláctica a los tomates, pimientos, la soja y las nueces.

La anafilaxia inducida por el ejercicio se describió por primera vez en 1979, y se cree que afecta a 50 de cada 100.000 personas. Mientras que su concienciación ha aumentado entre los alergistas, los investigadores y los médicos aún no saben exactamente por qué ocurre.

Para el 30-50% de los que padecen anafilaxia inducida por el ejercicio la reacción proviene de combinar deporte y ciertos tipos de alimentos. Para otros, la actividad intensa desencadena una reacción a ciertos fármacos. Algunas mujeres lo experimentan cuando están en el punto más alto de estrógenos de su ciclo menstrual.

La cantidad de ejercicio necesario para desencadenar dicha reacción también varía entre personas. Por lo general, se necesita más ejercicio en alguien que se cuida que en aquellos que son sedentarios. Casi todos los tipos de ejercicio -correr, bailar, ir en bicicleta…- se ha reportado como causantes de anafilaxia, salvo, de momento, la natación.

Todavía no está claro qué causa la conexión entre el ejercicio y la anafilaxia, pero hay teorías que apuntan hacia los cambios fisiológicos que se suceden en el cuerpo durante el ejercicio -aumento del flujo sanguíneo, ciertas proteínas que cambian su comportamiento en el intestino…-. Pero es difícil probar estas teorías, ya que la condición es difícil de crear en un laboratorio.

¿Seguiremos evolucionando los seres humanos?

Como otra especie animal más sujeto a cambios en el medio ambiente, los humanos no podemos escapar de la selección natural. Pero con los modernos avances en tecnología, y las migraciones nunca antes vista en nuestra sociedad, muchos han sugerido que tal vez hemos mitigado sus impactos. Sin embargo, una nueva investigación podría haber encontrado evidencias de que los seres humanos aún podemos seguir evolucionando.

El estudio examinó el ADN de 200.000 personas que viven en Estados Unidos y Gran Bretaña, para ver si podían eliminar cualquier cambio en la variación genética en estas poblaciones. Los expertos reportan que su análisis de estos genomas -publicados en la revista PLOS Biology– muestra que la selección natural está eliminando las variantes genéticas más frecuentemente asociadas con la enfermedad del Alzheimer -el gen ApoE4- y el tabaquismo intensivo -CHRNA3-.

Sin embargo, cabe destacar que los cambios en la frecuencia de estos genes eran increíblemente pequeños. Por ejemplo, el gen CHRNA3 se redujo en un 1% entre generaciones cuando las personas mayores de 80 años se compararon con los mayores de 60.

El problema aquí es la escala de tiempo. Si bien existen diferentes presiones de selección en diferentes poblaciones y grupos, el largo tiempo generacional significa que los cambios tardarán mucho tiempo en reflejarse en nuestra sociedad.

Pero eso no significa que no pueda suceder. Uno de los ejemplos más bien estudiados de la selección natural que ha ocurrido en los últimos tiempo es la capacidad de digerir la leche en la edad adulta. En la naturaleza, la leche suele ser bebida por los cachorros, y sin embargo la mayoría de europeos, junto con algunos pequeños pueblos en África y la India, han evolucionado en los últimos 10.000 años para poder seguir digiriendo la leche en la edad adulta.

Leche de cucaracha: ¿el alimento del futuro?

Un equipo internacional de científicos ha secuenciado la proteína situada en el intestino medio de las cucarachas. ¿La razón? Es más de cuatro veces nutritiva que la leche y los expertos creen que podría ser clave para alimentar a la creciente población del futuro.

Aunque la mayoría de las cucarachas realmente no producen leche, la Diploptera punctate -la única cucaracha conocida por dar luz a crías vivas- se ha demostrado que bombea un tipo de “leche” que contiene proteína para alimentar a sus bebés.

El hecho de que un insecto produzca leche es fascinante, pero lo que deja boquiabiertos a los investigadores es el hecho de que un solo cristal de proteína contiene más de tres veces la cantidad de energía encontrada en una cantidad equivalente de leche de búfalo -que ya de por sí es más alta calóricamente hablando que la leche de vaca-.

Está claro que ordeñar cucarachas no es la opción más factible, así que un equipo internacional de científicos encabezados por investigadores del Instituto de Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa de la Indica decidió secuenciar los genes responsables de producir los cristales de proteína de la leche para ver si podían, de alguna manera, replicarlos en el laboratorio.

“Los cristales son como un alimento completo: tienen proteínas, grasas y azúcares. Si nos fijamos en las secuencias de proteínas, tienen todos los aminoácidos esenciales”, afirma Sanchari Banerjee, líder de uno de los equipos de investigación.

Pero no solo es una importante fuente de proteínas. Ahora que los investigadores han logrado secuenciarlo, han aprendido que a medida que se digiere, el cristal libera más proteínas para hacerlo un alimento realmente aprovechoso.

Publicado en: http://www.nosabesnada.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *