Ciencia al cubo: ¿Cómo ven los bebés durante su primer año de vida?,El material de un asteroide podría colapsar la economía mundial,Parásitos y microbios, ¿son capaces de controlar nuestro comportamiento?,¿De dónde proceden los pelirrojos? y más..

El tinte de pelo que cambia de color según la temperatura

 

La empresa británica The Unseen ha presentado un tinte llamado ‘Fire’ en la London Fashion Week que es capaz de cambiar entre diferentes colores gracias a la tinta termodinámica. Los colores van desde el negro hasta el rojo, del negro al blanco, plaza y azul, del azul al blanco y del negro al amarillo, según informa Forbes. El colorante puede ser eliminado tras unos lavados, sin hacer daño al pelo.

‘Fire’ utiliza la misma tecnología que, por ejemplo, las tazas que hacen aparecer un dibujo cuando se les aplica un líquido caliente. The Unseen, sin embargo, a pesar de aplicar la misma técnica, ha tenido que hacer diversas pruebas de reformulación.

 

Según informa la productora de ‘Fire’, el tinte es tan sensible a los cambios de temperatura simplemente con roburizarse una persona sería capaz de hacer variar el tono del cabello. El colorante funciona utilizando una molécula basada en el carbono complejo, que sufre una reacción reversible cuando varia la temperatura.

Los grados necesarios para que se produzca el cambio varían según el tinte. Por ejemplo, en el tinte azul, el colorante que lo degrada al blanco se activará a los 15ºC, imitando las temperaturas frías, mientras que el rojo del tinte negro será visible a los 31ºC.

Las ambiciones de la empresa británica no quedan ahí; según se ha sabido, quieren hacer tintes que utilicen la misma técnica pero que sean más duraderos, así como diferentes tonalidades o aplicaciones, como un color que cambie desde las capas interiores a las exteriores.

Crean el primer híbrido entre un humano y un cerdo

El día 26 de enero un grupo de científicos anunció un logro que permitiría hacer frente a la gran escasez de donantes de órganos. La gran noticia, no exenta de polémica, fue que habían conseguido crear con éxito el primer híbrido entre un humano y un cerdo. El objetivo de su trabajo es poder desarrollar, dentro de un animal, órganos aptos para humanos.

El equipo internacional de investigadores dirigido por el Instituto Salk ha demostrado que las células humanas pueden introducirse en un cerdo, sobrevivir e incluso crecer. De esta forma el equipo ha creado algo que hasta hace poco estaba fuera del alcance de la ciencia: una quimera, es decir, un organismo que contiene células de dos especies diferentes.

 

Hace unas décadas, con el descubrimiento de las células madre (células capaces de producir cualquier tipo de tejido corporal), los científicos auguraron un futuro muy prometedor. Las células madre podrían utilizarse para crear órganos y tejidos y permitirían tratar muchas enfermedades incurables. Sin embargo, convencer a esas células para que desarrollaran tejidos y órganos específicos resultó ser mucho más difícil de lo que se creía. El error fue intentar reproducir dichos órganos en placas de Petri. Algunas veces las células madre no lograban sobrevivir. Otras veces sobrevivían y se desarrollaban, pero daban lugar a órganos deformes. Finalmente consiguieron desarrollar órganos idénticos a los humanos, sin embargo, tampoco eran aptos para ser trasplantados, puesto que no eran funcionales.

Juan Carlos Izpisua Belmonte, quien formó parte del estudio, lo compara con duplicar una llave, “pueden parecer idénticas, pero al llegar a casa, la copia no abre. Algo estábamos haciendo mal”.

El gran descubrimiento de las células madre se completó hace poco, cuando los científicos decidieron cambiar de enfoque e incubar los órganos en animales. Puede sonar extraño, pero resultó ser una forma ingeniosa de solventar un amplio abanico de problemas biológicos con órganos incubados en placas de Petri.

¿Cómo han conseguido crear híbrido entre un humano y un cerdo?

Para formar el híbrido los científicos del instituto Salk inyectaron células madre humanas en embriones de cerdo. El objetivo era que las células madre pluripotentes inducidas dieran lugar a ojos, corazón o páncreas humanos. En esos embriones de cerdo se eliminaron los genes involucrados en el crecimiento de dichos órganos. Luego, rellenaron esos huecos con su equivalente en genes humanos. El resultado fue una quimera, concretamente, un embrión de cerdo con los tejidos predecesores de los ojos, corazón y páncreas humanos. Posteriormente, los embriones fueron trasplantados en una cerda, donde se desarrollaron exitosamente, incluidos los órganos humanos (ojos, corazón y páncreas). La dinámica del desarrollo del material humano fue monitoreada con ayuda de una proteína fluorescente.

Los científicos estudiaron el desarrollo de los órganos durante tres o cuatro semanas, tiempo suficiente para evitar problemas éticos y entender cómo se mezclan las células de cerdo y humanas.

Estos experimentos no se pueden financiar con fondos públicos en EEUU (hasta el momento, el equipo de Salk ha dependido de donantes privados para el proyecto quimera). Además, la opinión pública también ha obstaculizado la creación de estos híbridos parte humanos parte animales. Según Jun Wu, autor del estudio, deberíamos mirarlos desde otro punto de vista, el mismo con el que las antiguas civilizaciones miraban a las quimeras que aparecen como seres mitológicos (por ejemplo los híbridos de aves y humanos que conocemos como ángeles):

“Las antiguas civilizaciones creían que la forma quimérica podía proteger a los seres humanos”, explica. En cierto modo, eso es lo que el equipo espera que los híbridos humano-animales hagan algún día.

Los volcanes de los exoplanetas podrían aumentar las posibilidades de que alberguen vida

Gracias a una investigación realizada por la Universidad de Cornell, se ha estudiado cómo la actividad volcánica podría afectar a la atmósfera y la habitabilidad de un planeta, aumentando las probabilidades de que este albergue vida.

La vida en un planeta depende en su gran mayoría de la posición de este respecto a su estrella, colocándose dentro de lo que se llama la “zona habitable”, que no está lo suficientemente cerca como para que la temperatura sea muy alta ni afecte la radiación, ni tan lejos como para que el planeta se enfríe demasiado.

 

Según esta investigación, los volcanes de hidrógeno podrían ampliar dicha zona habitable de los exoplanetas entre un 30 y un 60% de más, según su estudio publicado en Astrophysical Journal Letters.

El hidrógeno, combinándose con el vapor de agua y el dióxido de carbono, podría generar el calentamiento suficiente dentro de la atmósfera como para que la vida evolucione, pudiendo situarse más lejos de la estrella. Un planeta del tamaño del nuestro solo puede aferrarse al hidrógeno atmosférico durante unos pocos millones de años, pero la actividad volcánica continua y “estable” podría mantener una alta densidad de hidrógeno.

“De repente nos hemos encontrado con que se ha ampliado el ancho de la zona habitable casi la mitad, añadiendo muchos más planetas a nuestra lista de objetivos para encontrar vida extraterrestre”, afirma Ramsés Ramírez, investigador principal.

Si aplicásemos este descubrimiento al Sistema Solar, la zona habitable se extendería hasta el final del cinturón de asteroides; sin embargo, no hay ningún planeta activo en dicha región, salvo la Tierra.

¿De dónde proceden los pelirrojos?

A lo largo la historia los pelirrojos han sido objeto de todo tipo de supersticiones y leyendas urbanas. De misma la forma, por el hecho de ser diferentes, han sido marginados y perseguidos. Sin embargo, a pesar de que han sido maltratados durante cientos de años, somos muy pocos los que conocemos su procedencia. De hecho, la mayoría creemos que su origen se sitúa en Escocia o Irlanda. Nada más lejos de la realidad.

Raíces africanas

Recientemente, la Universidad del País Vasco ha llevado a cabo una investigación con el objetivo de arrojar un poco de luz acerca del origen de los pelirrojos. Sus resultados, que fueron publicados en la revista Molecular Biology and Evolution, evidenciaron que el gen responsable del color rojizo del cabello, el V60L, ya se encontraba en los emigrantes africanos hace 50.000 años.

Cuando el Homo sapiens abandonó África y tuvo que adaptarse a otros climas menos soleados, se produjo una mutación en uno de los genes encargados de regular la síntesis de la melanina, el gen MC1R. Esta mutación, la mencionada V60L, favorece la decoloración de la piel. Aunque una piel clara y pecosa incrementa el riesgo de padecer melanoma, en los sitios donde la incidencia de la luz solar es más baja, supone una ventaja: favorece la síntesis de vitamina D, que es muy importante para la correcta mineralización de los huesos y el desarrollo del esqueleto. La síntesis de esta vitamina requiere luz solar y la melanina dificulta su absorción. De modo que cuanto más oscura sea una piel oscura mayor cantidad de radiación solar necesita para fabricar vitamina D. De hecho, en el norte de Europa, las personas con la piel más oscura tienen a menudo un déficit de esta vitamina.

El hecho de que este gen existiera hace 50000 millones de años, refuta la teoría de que los pelirrojos proceden de Escocia o Suecia, ya que los primeros pobladores de estos países llegaron hace 10000 años, justo después de la era de hielo.

La pigmentación del cabello

El color del cabello depende del tipo y cantidad de pigmento que fabriquemos. Los humanos tenemos dos tipos de melanina, la eumelanina y la feomelanina. La eumelanina confiere un color castaño o moreno y la feomelanina rojo o naranja. De este modo, cuanto mayor sea la concentración de eumelanina, más oscuro será el cabello. De la misma forma, cuanto menor sea la concentración de eumelanina más rubio será el cabello.

El gen V60L inhibe la producción de eumelanina, así que las personas que lo portan sólo pueden fabricar feomelanina, siendo, como resultado, pelirrojas.

Pelirrojos en el mundo

El porcentaje de pelirrojos a nivel mundial es, de media, un 2%. Un 4% es portadora de la mutación V60L aunque, por ser recesiva, no se manifiesta. Ahora bien, estos datos cambian nos situamos en Escocia, donde el 13 % de su población es pelirroja y casi la mitad (el 40%) sería portadora de la variante recesiva. El segundo puesto del ránking lo ocupa Irlanda, con un 10% de pelirrojos y un 46% de portadores de la variante V60L. Estos datos explicarían por qué se cree que los pelirrojos proceden de Irlanda o Escocia.

También en el Rif, al norte de Marruecos, un 10% son pelirrojos. Este porcentaje asciende al 17 si se incluye el cabello de la barba. Sorprendentemente, los rifeños muestran un alto porcentaje de población rubia y piel blanca, teniendo más de la mitad de los adultos estas características.

¿Se extinguirán los pelirrojos?

En los últimos años los medios difundieron que los pelirrojos acabarían extinguiéndose. El genetista Adam Rutherford desmintió este peligro en el periódico británico The Guardian, donde atribuyó el error a la interpretación de gen recesivo.
Es cierto que el gen v60l es recesivo, sin embargo, eso no significa que su destino sea extinguirse. Si los genes recesivos estuvieran condenados a extinguirse, en el futuro todos los humanos seríamos morenos (los rubios también se extinguirían), algo que sin duda sería una desventaja en los países del norte:

Las personas cuya piel es morena necesitan exponerse a una radiación solar muy alta para fabricar vitamina D. Con ello las personas morenas del norte de Europa tienen a menudo déficit de esta vitamina. La vitamina D es muy importante para la correcta mineralización de los huesos y el desarrollo del esqueleto, siendo necesaria para el crecimiento. Su deficiencia puede dar lugar a la aparición de raquitismo, una enfermedad propia de la infancia caracterizada por deformaciones en los huesos y debilidad general. Debido que afecta al crecimiento, da como resultado un desarrollo insuficiente que disminuye las probabilidades de dejar descendencia.

Y si nos situamos en un clima más templado, como el sur de Europa, los portadores del gen v60l estarían más predispuestos a contraer melanoma. Sin embargo, el melanoma es una enfermedad que aparece en la época post reproductiva, de modo que no afecta a la reproducción.

En definitiva, la evolución favorece la despigmentación a costa de un mayor riesgo de  padecer melanoma, así que la supervivencia de este color tan peculiar no parece estar en peligro.

Parásitos y microbios, ¿son capaces de controlar nuestro comportamiento?

Desde los inicios de la civilización, numerosos han sido las investigaciones en psicología y filosofía para comprender y explicar cómo nos comportamos. Pero, ¿y si hay elementos exteriores que influyen? A medida que la ciencia ha avanzado, se ha ido descubriendo la influencia de los parásitos y las bacterias en el comportamiento humano, pudiendo comenzar a comprender la forma en que, también, se forman nuestras sociedades.

El control mental es una real y frecuente amenaza para los seres humanos. Ya sabemos que es utilizado por muchos organismos en todo el reino animal y lo importante que es para la transmisión y reproducción de diversas especies parásitas. El hongo Cordyceps, por ejemplo, infecta a las hormigas antes de hacerlas viajar a la parte superior de las copas de los árboles, donde mueren. luego, el hongo se reproduce y sus descendientes flotan hasta el suelo del bosque para infectar a más hormigas.

 

Los gusanos nematomorfos, por su parte, parasitan a los grillos y hacen que estos se suiciden en el agua, donde viven estos gusanos. Los parásitos trematodos infectan a los caracoles para que cambien sus “ojos” de color (rojo, azul, amarillo…); así, un pájaro puede verlo a distancia y lo caza, haciendo que el trematodo pueda completar su ciclo de vida en el intestino del ave.

Estos hechos no sólo se restringen a los invertebrados, y los seres humanos no son una excepción. Habiendo aprendido cómo modificar el entorno y, por ende, controlar también ciertas especies animales, comenzamos a tener contacto con ratas, ratones y gatos, y con ellos un peligro oculto: el parásito protozoario Toxoplasma gondii.

Aunque este parásito no puede completar su ciclo de vida en los humanos, puede infectarlos a través de las heces de gato (o mediante carne cruda). El porcentaje de personas que se estima que están infectadas en todo el mundo es de entre un 30 y un 40%. Francia tiene un nivel de infección de un 81%, Japón el 7%, y EE.UU. el 20%.

El T. gondii hace cosas extrañas a ratas y ratones para asegurarse de que entren en contacto con los gatos. Pierden su inhibición al aroma que emiten los felinos y su orina; se vuelven más “exploradores” y pasan más tiempo en la luz del día. Pero suceden cosas más extrañas cuando los humanos entran en contacto con este parásito: los hombres tienen más riesgo de sufrir un accidente de tráfico, por ejemplo, puesto que su comportamiento es más arriesgado; también son más agresivos y celosos.

Las mujeres, por su parte, son más propensas a suicidarse si están infectadas. Incluso se ha sugerido que el T. gondii podría estar involucrado en el desarrollo de la demencia, del trastorno bipolar, el tastorno obsesivo-compulsivo y el autismo. Incluso hay evidencias de que las personas que sufren de esquizofrenia tienen niveles elevados de anticuerpos contra el T. gondii.

Pero, ¿cómo es posible que un organismo tan diminuto tenga tales reacciones en un cuerpo tan grande? La respuesta esta todavía por descubrir, pero hay resultados tentadores que muestran que el parásito influye en los niveles de neurotransmisores como la dopamina. Suelen encuentran quistes en todo el cerebro de la persona infectada, en lugares tales como la amígdala, que se ha demostrado que tiene el control de la respuesta al miedo en las ratas.

Curiosamente, un desequilibrio en los niveles de dopamina se cree que es una característica de las personas que sufren de esquizofrenia. El análisis del genoma del T. gondii ha descubierto dos genes que codifican la tirosina hidroxilasa, una enzima que produce un precursor de la dopamina, llamado L-DOPA. Y hay evidencias exprimentales que apoyan que esto ocurre de verdad: en primer lugar, los niveles de dopamina son altos en ratones infectados de este parásito, y los comportamientos derivados del T. gondii se reducen si se administra el antagonista de la dopamina, el haloperidol.

Los controladores microbianos

Pero hay otros “titiriteros” más pequeños. Recientemente, hemos podido demostrar que los microbios (tan abundantes en nuestro cuerpo, ya que hay ocho células microbianas por cada célula en nuestro organismo) pueden influir en nuestro comportamiento.

Esta microbiana no solo regula la digestión y descomposición de alimentos, sino que también puede hacernos más susceptibles a enfermedades como la diabetes, el cáncer o el asma.

Peor recientemente se ha demostrado que los microbios intestinales descomponen los alimentos que pueden afectar a la producción de la serotonina, un neurotransmisor, en el colon y la sangre, lo cual puede afectar a los comportamientos comunicativos como la ansiedad y el nerviosismo. En el futuro, quizá exista la posibilidad de tratar la ansiedad o la depresión con la adminsitración de una microbioma “sana”.

En 2030 probablemente superemos los 90 años de esperanza de vida

Un estudio publicado en la revista The Lancet muestra un grupo de investigadores del Imperial College de Londres que afirman que, para el año 2030, la esperanza media de vida al nacer para algunas personas puede superar los 90 años.

El estudio se ha centrado en el análisis de 35 países ricos, como Reino Unido, Estados Unidos, Japón o Alemania, comparándolos con otros con una economía inferior, pero rendible, como Polonia, México, Chile o Rumanía. En 2030, los surcoreanos tendrán la esperanza de vida más alta del mundo, ya que, según ellos, las mujeres romperán la barrera de los 90 años, siendo la cifra más alta de todo el globo. Esto se cree que gracias a factores tales como la buena nutrición en la infancia, bajos niveles de tabaquismo, amplio acceso a la asistencia sanitaria y una buena predisposición a producir nuevos médicos.

 

“En numerosas ocasiones, hemos escuchado que las mejoras de longevidad humana están apunto de llegar a su fin, y se creía que los 90 años era el límite. Pero esta investigación sugiere que romperemos ese límite, y no creo que haya ninguna barrera para la esperanza de vida”, afirma Majid Ezzati, profesor del Imperial College de Londres.

Aunque la esperanza de vida de las mujeres sea superior, esta diferencia se irá acortando. Según el mismo experto, “tradicionalmente los hombres tenían estilos de vida menos saludables, y la esperanza era más corta; fumaban y bebían más, tenían más accidentes de tráfico y sufrían más homicidios. Sin embargo, los estilos de vida se han ido pareciendo más entre hombres y mujeres, y esta distancia se ha ido acortando”.

Es probable que el aumento de la esperanza de vida cree problemas significativos: las huchas de las seguridades sociales pueden verse seriamente afectadas (si es que existen) si se produce este aumento de la longevidad. Habrá que ver cómo reacciona cada gobierno frente a esta problemática.

El dragón de Komodo podría tener la clave para la resistencia de las bacterias a los antibióticos

Los dragones de Komodo, los lagartos más grandes del mundo, podrían dejar de ser extremadamente peligrosos para los humanos a ser su mejor aliado contra las infecciones bacterianas. Su saliva tiene un gran número de péptidos animicrobianos (una proteína natural que actua como antibiótico), y de acuerdo con una investigación publicada en la revista Journal of Proteome Research, podría ayudar a los humanos contra la resistencia a los antibióticos.

Los científicos investigaron sobre cómo la sangre de estos reptiles actúa para evitar la infección cuando pierden sus colas. La idea era examinar cómo estos animales no sólo son capaces de curar dicha parte, sino evitar infecciones en entornos tan inhóspitos y tan repletos de bacterias.

 

“Elegimos los dragones de Komodo porque, estudiando la saliva del dragón, se ve que contiene una mezcla muy compleja de bacterias. Nos pareció muy curioso”, afirma Barney Bishop, de la Universidad George Mason, de Virginia.

Los investigadores secuenciaron los péptidos del dragón de Komodo, y los analizaron. Gracias a estas secuencias, supieron que su saliva es antimicrobiana. “Hemos identificado un puñado de péptidos que muestran una interesante combinación de propiedades antibacterianas”, afirma el experto.

“Estos péptidos podrían convertirse en futuros fármacos, o podrían proporcionar modelos y plantillas para el desarrollo de nuevas curas. Esta investigación tiene muchas aplicaciones médicas plausibles”.

El material de un asteroide podría colapsar la economía mundial

Seguramente todos pensemos que los asteroides como rocas gigantes inútiles que vagan  a través de espacio. Pero no; muchas están acompañadas de hierro, platino e incluso oro, junto con otros minerales preciosos. Dos misiones de la NASA planean explorar un asteroide con dichos materiales, previsto para 2021 y 2023. Dichas investigaciones, dentro del plan Discovery de la NASA, tienen un coste de 450 millones cada una.

Los científicos planean lanzar una nave espacial llamada Lucy en octubre de 2021. El plan es llegar a un asteroide de unos 210 kilómetros de diámetro, llamado Psique, y que contiene casi en su totalidad níquel y hierro, al igual que el núcleo de la Tierra. Se encuentra ubicado en el cinturón de asteroides de Troya, entre Júpiter y Saturno, y tiene un tamaño tal que está considerado un planeta menor.

 

Según Thomas Zurbuchen, este tipo de asteroides nunca ha sido estudiado. Él, asociado a la Dirección de Misiones Científicos de la NASA, en Washington, afirma que “de esto se trata las misiones de descubrimiento, de ir a lugares que nunca hemos ido para innovar y avanzar científicamente”. Lucy tardará seis años en llegar hasta su objetivo; una vez que llegue, estará 20 meses creando mapas y estudiando el asteroide.

Júpiter tiene dos grupos de asteroides atrapados en órbita. El gigante de gas tarda 12 años en viajar alrededor del Sol, haciendo desfilar su grupo de asteroides. Lucy alcanzará este destino en 2025. A lo largo de ocho años, estudiará seis asteroides; al examinarlos, la NASA cree, por la naturaleza de los materiales de los asteroides, podrán retroceder diez millones de años, poco después del nacimiento del sol.

Harold Levison, investigador principal de la misión y adscrito a la Southwest Research Institute, en Colorado, afirma que “debido a que estos asteroides son restos de material que formó los planetas exteriores, poseen pistas vitales para descifrar la historia del Sistema Solar, revolucionando la comprensión de nuestros orígenes”.

Un asteroide en concreto, Psique, será de gran ayuda. Se cree que es un trozo de un protoplaneta que se pudo haber formado, del tamaño de Marte, pero que se rompió hace miles de millones de años, debido a los bombardeos de meteoritos y colisiones con otros cuerpos planetarios. Este asteroide podría ayudarnos a investigar y conocer otros planetas rocosos, como Venus, Marte y Mercurio. Pero a parte de su valor científico, se ha calculado la posible cantidad de hierro del asteroide: el equivalente a 10.000 mil billones de dólares. Eso sólo en hierro, y se cree que también contiene oro, cobre, platino y demás materiales.

En el hipotetiquísimo caso que se pudiera explotar dicho asteroide, podrían ocurrir dos cosas: subsanar la deuda global (60 trillones de dólares) y permitir a cada ser humano tener un estilo de vida confortable, o por el contrario, colapsar la economía mundial y volver a la Edad Media. Los expertos sugieren explotarlo en el futuro, pero muy poco a poco.

Mientras tanto, las empresas privadas ya se frotan las manos con la idea de poder explotar también los materiales del espacio. Cerca de 10.000 asteroides cercanos a la Tierra tienen potencial para ser explotados, y como la demanda de smartphones, ordenadores y otras tecnologías no hace más que subir, la demanda de estos materiales no hace sino crecer.

¿Cómo ven los bebés durante su primer año de vida?

Hace unos días os contamos 10 cosas increíbles que podían hacer los bebés. Pero a pesar de ello, siguen siendo demasiado prematuros en comparación con otros cachorros de otras especies. Y una de estas características aún no desarrolladas es la visión.

Clinic Compare trabajó con un equipo del Hospital Ocular Moordfields, de Londres, para desarrollar un archivo GIF que mostrara cómo los bebés aprenden a ver el mundo que les rodea durante su primer año de vida en la tierra.

 

Esto demuestra que los pequeños no pueden ver la cara de sus padres, incluso de cerca, hasta los tres meses de edad. Incluso entonces, la visión de un bebé no es comparable a la de un niño de dos años.

Desde el momento en que un niño abre los ojos por primera vez, la corteza visual del cerebro comienza a aprender a procesar la avalancha de información visual que encuentra.

Pasados los tres meses, el bebé puede empezar a enfocar y reconocer la cara de los padres. “Esto puede coincidir con su primera sonrisa, y es una forma de cerciorarse de que los músculos faciales también se desarrollan a un buen ritmo”, afirman los expertos.

La visión continúa desarrollándose de manera constante durante los dos primeros años, edad en que sus ojos están casi completamente desarrollados. “Esto coincide con un mayor interés y exploración del mundo que les rodea”.

En el GIF de más abajo puedes observar como un recién nacido comienza a observar el mundo.

Publicado en:   http://www.nosabesnada.com

Este portal web de nuestros compañeros de nosabesnada es simplemente FABULOSO, nos encanta, somos fans fans fans… tienes muchísimas mas noticias curiosas y asombrosas en su web, pásate y no olvides ficharla en tus Favoritos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *